Osteoporosis

Inicio / Osteoporosis

Osteoporosis

Mitos acerca de la Osteoporosis

La mayoría de personas piensa que si no sienten ningún dolor o si nunca han tenido una fractura, es imposible que tengan osteoporosis. Piensan que ésta es una enfermedad poco usual o que sólo ocurre en personas muy ancianas, muy debilitadas o muy enfermas.

¿Qué es Osteoporosis?

Osteoporosis significa “huesos porosos”. Debido a diversos factores, los huesos de una persona con osteoporosis  empiezan a debilitarse progresivamente y se vuelven cada vez más frágiles, de modo que al caerse o al levantar algo muy pesado, la persona puede ocasionarse una fractura.

Generalmente esto se debe a niveles bajos de calcio, fósforo y otros minerales en los huesos. Pero también puede verse osteoporosis asociada a otras enfermedades o en personas que utilizan algunos medicamentos, como los corticoides, en exceso.

Nadie está libre de la osteoporosis, si bien es más frecuente en las mujeres, se puede ver también en hombres e incluso en personas jóvenes. Nunca es tarde para empezar a prevenir.

¿Cuáles son las causas de Osteoporosis?

Cuando los huesos pierden minerales (calcio, fósforo, etc.), éstos pierden su soporte interno y se vuelven más débiles. Por lo general, las personas formamos y perdemos hueso constantemente, en un proceso llamado “remodelación ósea”. Este proceso hace que alcancemos un máximo de densidad ósea hasta los 33 años y, a partir de allí la pérdida ósea empieza a incrementarse.

Para mantener los huesos saludables y fuertes es importante cuidarse desde joven, ejercitándose regularmente e ingiriendo adecuadas cantidades de calcio y vitamina D (esencial para la absorción de calcio).

Muchos otros factores contribuyen también a la pérdida de densidad ósea y a su probabilidad de desarrollar osteoporosis, siendo uno de los principales, la disminución de estrógeno durante la menopausia. Algunos de los otros factores son: ser mujer, ser adulto mayor, tener familiares cercanos con osteoporosis, ser muy delgado (tienen menor masa ósea), fumar, haber tenido muchos hijos, tomar muchos corticoides u hormona tiroidea, ser sedentario, niveles bajos de calcio (debido a una ingesta pobre o inadecuada absorción, ej: ser gastrectomizado), etc.

¿Cuáles son los síntomas de Osteoporosis?

En las etapas más tempranas de la osteoporosis, usted no tendrá ningún síntoma ni molestia. Solo cuando los huesos ya estén debilitados por la enfermedad, es que se pueden presentar algunos de los siguientes síntomas:

Dolor de espalda, el cual podría ser severo si usted tuviera una vértebra fracturada o colapsada.

Pérdida de altura, usted nota que se está volviendo más bajo y está asumiendo una postura más encorvada.

Fractura de columna, de cadera o de muñeca (o de otros huesos), incluso ante golpes o caídas muy suaves.

¿Cómo se diagnostica Osteoporosis?

Osteopenia es la pérdida leve de densidad ósea, que aun no es lo suficientemente severa como para llamarse “osteoporosis”, pero que podría transformarse en tal, si no se toman las medidas apropiadas.

Después de haberlo entrevistado y examinado, para determinar si usted tiene osteopenia o incluso signos tempranos de osteoporosis, su médico le realizará una “Densitometría Ósea”. Este procedimiento no es invasivo, es rápido, sencillo y mide la densidad ósea en su columna, sus muñecas y sus caderas –las zonas más frecuentemente afectadas por esta enfermedad-.

Si usted es mujer, la Fundación Nacional de Osteoporosis recomienda que se haga una densitometría ósea si:

Toma medicamentos que pueden ocasionar Osteoporosis como los corticoides por tiempo prolongado o en dosis altas.

Tiene Diabetes mellitus tipo I, enfermedad hepática, falla renal o historia familiar directa de osteoporosis.

Tuvo menopausia precoz.

Está en la postmenopausia, tiene más de 50 años y al menos un factor de riesgo.

Está en la postmenopausia, tiene más de 65 años y nunca se ha hecho una densitometría ósea.

¿Cuál es el tratamiento a seguir?

Antes la terapia hormonal era el tratamiento principal de la osteoporosis, pero debido a los efectos secundarios que ésta presentaba, ahora existe una gran variedad de tratamientos disponibles; su médico le recomendará el más indicado para usted:

Bifosfonatos: Bloquean la pérdida de densidad, preservando así la masa ósea y reduciendo el riesgo de fractura. Actualmente existen varias presentaciones, desde pastillas que se toman semanalmente, hasta ampollas cuyo efecto dura por 12 meses.

Raloxifeno: Este medicamento actúa en los receptores de estrógeno, de modo que imita los efectos de esta hormona al incrementar la densidad ósea en las mujeres con postmenopausia; pero sin algunos de los efectos secundarios (como el incremento de riesgo para cáncer de útero y de mama).

Calcitonina: Es una hormona normalmente producida por la glándula tiroides, que reduce y retarda la pérdida de densidad ósea. Puede también prevenir fracturas de columna. Ya que la calcitonina no es tan potente como los Bifosfonatos, normalmente se reserva solo para las personas que no toleran otros medicamentos.

Denosumab: Es el más reciente descubrimiento de la ciencia para el tratamiento de la osteoporosis. Disminuye la pérdida de hueso, contribuye a formar hueso nuevo y disminuye el riesgo de fracturas. Se aplica a manera de una vacuna y su efecto dura 6 meses.

Teriparatide: Este medicamento es análogo a la hormona paratiroidea, trata la osteoporosis en mujeres en postmenopausia con alto riesgo de fractura. Se aplica como inyección diaria, pero sus efectos a largo plazo están aún bajo estudio.

¿Qué complicaciones pueden presentarse si tengo esta enfermedad?

Las fracturas son la complicación más frecuente y seria de la osteoporosis, por lo general ocurren en la columna o en las caderas, huesos que soportan directamente todo su peso. La fractura de cadera suele resultar de una caída, y si bien la cirugía para colocación de prótesis de cadera da muy buenos resultados, la fractura podría también resultar en una gran discapacidad o complicaciones post operatorias, sobretodo en adultos mayores. Las fracturas en la muñeca, después de una caída también son frecuentes.

En algunos casos, las fracturas en su columna pueden ocurrir sin que usted se haya caído; debido a que los huesos (sus vértebras) están tan debilitados, que de pronto ceden y se empiezan a comprimir unos con otros, con el peso de su cuerpo. Estas “fracturas de compresión” ocasionan mucho dolor y requieren de mucho tiempo para recuperarse. Si usted tiene varias de estas fracturas, va a notar que poco a poco reduce su talla y adquiere una postura encorvada.

Recomendaciones Personales

Consuma Calcio y Vitamina D: la cantidad que necesita de ellos para mantenerse sano, varía con su edad. Cuando usted es niño o adolescente, su demanda es mucho mayor, porque su esqueleto está creciendo; así mismo cuando está gestando o dando de lactar. Las personas mayores o en la postmenopausia también requieren más calcio, porque su organismo es menos eficiente en absorberlo o porque usted puede estar tomando algún medicamento que interfiera con su absorción.

Ejercítese regularmente: esto lo ayudará a construir huesos y músculos fuertes y a retardar la pérdida de densidad ósea. Empiece siempre de forma gradual, para evitar injurias y procure que alguien calificado lo supervise.

No fume: el fumar incrementa la pérdida ósea, porque disminuye la cantidad de estrógeno en su cuerpo y la absorción de calcio en sus intestinos.

Consuma productos de Soya: esta planta contiene estrógenos vegetales que ayudan a preservar la densidad ósea.

No consuma alcohol en exceso: consumir más de 1 trago al día disminuye la formación ósea y reduce la capacidad de su organismo para absorber calcio.

Limite su consumo de café: el consumo moderado de café (2 tazas al día) no le hará daño, siempre y cuando su alimentación contenga adecuada cantidad de éste.

  • Fuentes de Calcio:

Encontramos calcio en      todos los productos lácteos (leche, yogurt, etc.), así como en: almendras,      brócoli, salmón, avena, tofu, productos de soya, etc.

  • Fuentes de Vitamina D:

Los rayos solares      proporcionan una buena cantidad de Vitamina D, pero si vive en altura,      requiere de otras fuentes, como por ejemplo: los pescados aceitosos (atún,      sardina, anchoveta) y la yema de huevo. Si no consume éstos a  diario, los suplementos de calcio con Vitamina D son una buena  alternativa. Consulte con su médico las dosis