Hombro Doloroso

Inicio / Hombro Doloroso

Síndrome del Hombro Doloroso

Mitos acerca del Síndrome del Hombro Doloroso

Si bien este síndrome tiene un nombre bastante explícito, no se trata de una sola enfermedad; sino de un conjunto de enfermedades o problemas diferentes que desencadenan dolor en el hombro.

¿Qué es el Síndrome del Hombro Doloroso?

Cuando la gente habla del hombro, realmente está hablando de múltiples huesos que se articulan, que combinados con tendones, ligamentos y músculos permiten un gran arco de movilidad al brazo. Sin embargo la movilidad tiene su precio. Esta gran movilidad hace que la articulación sea inestable y predispone su hombro a la injuria y pinzamiento de los tejidos, resultando en dolor. El dolor puede ser temporal y desaparecer en corto tiempo o puede ser continuo, incapacitante y requerir de diagnóstico y tratamiento.

¿Cuáles son las causas del Síndrome del Hombro Doloroso?

Muchos de los problemas del hombro involucran a las partes blandas (músculos, ligamentos y tendones) y en raras ocasiones al hueso mismo. Algunas de las condiciones más comunes que ocasionan dolor en el hombro son:

Condición

Definición

Síndrome del

Mango Rotador

Se llama “Mango Rotador” al conjunto de   4 músculos (subescapular, supraespinoso, infraespinoso y redondo menor) y sus   respectivos tendones, que conectan el brazo al hombro y  se encargan de hacer “rotar” el brazo. Este   síndrome ocurre cuando el Mango Rotador se inflama o daña; debido a una   caída, a levantar algo pesado o a una actividad repetitiva del brazo por   encima de la cabeza. El riesgo de esta condición aumenta con la edad y con la   mala postura.
Síndrome de   Pinzamiento Se produce cuando al levantar   lateralmente el brazo, alguno de los elementos del Mango Rotador se pinza   entre las estructuras óseas del hombro. Esto hace que dicho tendón se dañe,   pudiendo hasta desgarrarse o romperse en las fases más severas. Las causas   varían, puede ser un tendón previamente dañado (en un paciente de edad), una   articulación inestable, una deformación ósea, etc.
Tendinitis Es la inflamación de un tendón. En el   caso del hombro, puede tratarse del tendón del bíceps o de alguno de los   tendones del Mango Rotador. Puede ser consecuencia de un “pinzamiento” o de   una “Bursitis” debido a la proximidad entre las estructuras inflamadas.
Bursitis Es la inflamación de una bursa. Una   “bursa” es como una bolsita llena de líquido sinovial. Las bursas se   encuentran alrededor de casi todas las articulaciones mayores del cuerpo, y   ayudan a dar amortiguación entre los huesos, tendones y músculos. Bursitis   del hombro ocurre cuando uno sobre-utiliza o usa repetitivamente la   articulación, ya sea al ejercitarse o al trabajar.
Fracturas o   Dislocación de hombro Las fracturas ocurren generalmente   debido a una caída o a un golpe, en una persona sana o debilitada. Puede   fracturarse el brazo, la clavícula o una parte del omóplato y producirse   dolor en el hombro. La dislocación del hombro sucede cuando la cabeza del   hueso del brazo se sale total o parcialmente de su posición en el hombro.   Dependiendo de la severidad de la fractura o de la dislocación pueden   afectarse también estructuras adyacentes como nervios o vasos sanguíneos.
Osteoartritis o   Artrosis Es una enfermedad en la que se desgasta   o degenera el cartílago que recubre los huesos de la articulación. Puede   ocurrir después de una fuerte injuria en el hombro, que haya ocasionado la   separación de una parte de la articulación o como resultado de levantamiento   de peso excesivo (físico culturismo).
Hombro Congelado

(“Capsulitis   Adhesiva”)

La cápsula que envuelve la articulación   del hombro se inflama, la inflamación hace que se formen “adhesiones” y a   medida que esto progresa, el hombro se pone rígido y se limita su rango de   movimiento (usted ya no puede mover su brazo tanto como antes). Esta   condición puede ocurrir tras una injuria en el hombro, un periodo de   inmovilización prolongado del hombro (tras una cirugía o una fractura del   brazo) o en personas diabéticas. Su origen no está aún completamente   dilucidado.
Artritis Es una causa menos común de dolor en el   hombro, suele presentarse en pacientes de edad avanzada, con un traumatismo   previo en esa región, o que padecen de otra enfermedad predisponente como   artritis reumatoide.

¿Cuáles son los síntomas del Síndrome del Hombro Doloroso?

Si bien todas estas condiciones, como el nombre del síndrome lo indica, se caracterizan por dolor en el hombro; las características del dolor y los signos y síntomas acompañantes son los que varían en cada una de las patologías.

Reconocer cuándo apareció el dolor, qué movimientos  exacerban el dolor, cuáles lo atenúan e identificar qué otros síntomas tiene; ayudará a su médico a identificar su condición.

Condición

Síntomas

Síndrome del

Mango Rotador

Dependiendo de la severidad o progresión   de este síndrome, el paciente puede manifestar primero solo dolor, luego   debilidad en el brazo afectado y finalmente, disminución en el rango de   movimiento de éste (particularmente para elevar el brazo).
Síndrome de   Pinzamiento Dolor en la parte anterior y lateral del   hombro, que se acentúa al elevar el brazo por encima de la cabeza y   típicamente en las noches. El dolor muy rara vez se irradia más allá del   codo. También se reporta una sensación de chasquido al utilizar el hombro y   “pesadez” del brazo.
Tendinitis El dolor es intenso, se incrementa al   elevar el brazo por encima de la cabeza y puede incluso aparecer en las   noches (cuando duerme apoyado sobre su hombro) y despertarlo.
Bursitis El dolor en el hombro es agudo, empeora   con el uso del brazo y puede irradiarse hacia la parte frontal del brazo e   incluso hasta el antebrazo. El dolor se intensifica al elevar el brazo por   encima de la cabeza, pero cede con el reposo.
Fracturas o   Dislocación de hombro En caso de una fractura, dependiendo de   cuán superficial sea el hueso fracturado, se manifiesta dolor, deformidad de   la articulación, hinchazón y/o hematomas (moretones). En la dislocación,   según la dirección en la que se disloque el hueso; se  aprecia además una posición forzada del   brazo, usualmente, pegado hacia el cuerpo y rotado hacia adentro. Según la   severidad del problema puede haber también debilidad, sensación de   adormecimiento en el brazo, etc.
Osteoartritis o   Artrosis El dolor es vago, desencadenado por   actividades diarias comunes. Empeora con el descanso y la inactividad. Puede   acompañarse por una disminución en el rango de movimiento del hombro.
Hombro Congelado

(“Capsulitis   Adhesiva”)

Se caracteriza por dolor en el hombro,   con casi cualquier movimiento que se realice. El dolor empeora al apoyarse   sobre el hombro. Al ir progresando el dolor, el rango de movimientos del   brazo se ve limitado y el hombro se siente rígido.
Artritis Por lo general se presenta con dolor   durante el movimiento o cuando otra persona le mueve el hombro al paciente y   rigidez en la articulación.

¿Cómo se diagnostica el Síndrome del Hombro Doloroso?

Para que su reumatólogo determine cuál es el problema específico que ocasiona su dolor de hombro, él recurrirá a lo siguiente:

Historia Médica: su médico le preguntará acerca de las características de su dolor, otros síntomas asociados y algunos antecedentes que sean relevantes al caso (actividad física, golpes, caídas, enfermedades, etc.).

Examen Físico: sus hombros serán examinados para determinar el aspecto externo (si hay inflamación o deformidad evidente), los puntos exactos de dolor, el rango de movimiento y la estabilidad de la articulación.

Otros exámenes: dependiendo de su historia médica y su examen físico, su médico podría necesitar algún otro examen para determinar su diagnóstico con precisión; como por ejemplo: una radiografía, una tomografía axial computarizada o una imagen de resonancia magnética, etc. Éstos son exámenes que proporcionan imágenes directas de la articulación para descartar fracturas, calcificaciones o pinzamientos.

¿Cuál es el tratamiento a seguir?

El tratamiento del dolor de hombro depende completamente de la patología que lo esté provocando. Como la mayoría de las patologías tiene síntomas en común, es esencial que su reumatólogo identifique su problema específico y le recomiende el tratamiento más apropiado para usted. Algunos de los tratamientos que se utilizan regularmente son:

Descanso: el primer tratamiento para la mayoría de estas patologías es el descanso de la articulación. Esto permitirá que la inflamación disminuya gradualmente. Es importante no exagerar con esta medida, puesto que la inmovilización muy prolongada del hombro podría desencadenar Capsulitis adhesiva.

Aplicación de frío y de calor: éstos son dos de los tratamientos más comúnmente utilizados para el dolor de hombro. Por lo general el hielo ayuda a desinflamar lesiones agudas (que se hayan producido hace menos de 48 horas) y el calor ayuda con las lesiones crónicas. Nunca los utilice directamente sobre la piel (siempre cubriéndose con algo) y tampoco si usted presenta alguna lesión o herida dérmica en esa región.

Estiramiento: estirar suavemente los músculos y los tendones que rodean la articulación ayuda en algunas causas de dolor de hombro, en particular aquellas producidas por la sobre-utilización (deportistas, gente que realiza trabajos manuales, físico culturistas, etc.). Si usted se ejercita regularmente, es importante que realice estiramiento antes de comenzar y que tenga una rutina establecida y supervisada por su entrenador.

Terapia física: es un aspecto muy importante. El terapista especializado usará diversas modalidades para ayudarlo a recuperar la fuerza de la articulación y recobrar todo el rango de movimiento hasta volver a su nivel de actividad normal.

Medicamentos Antiinflamatorios: como por ejemplo los antiinflamatorios no esteroideos (AINES), son muy utilizados en las condiciones como artritis, tendinitis y bursitis. Utilice solo la dosis recomendada por su reumatólogo, ya que el uso excesivo conlleva la aparición de efectos secundarios.

Infiltraciones de Corticoides: el Corticoide es un poderoso antiinflamatorio y al aplicarse vía una infiltración (similar a una inyección, pero directamente en la articulación afectada), su efecto es prácticamente inmediato. El procedimiento debe ser siempre realizado por un especialista. Consulte con su médico los beneficios de una infiltración en su patología.

¿Qué complicaciones pueden presentarse si tengo esta enfermedad?

A pesar de la complexidad de las estructuras del hombro, la mayoría de estas condiciones puede ser diagnosticada y tratada sin dificultad por su reumatólogo. Cuando no se ha recibido el tratamiento correspondiente y el dolor persiste por varios meses, podrían presentarse:

Compromiso de otras estructuras de la articulación: como nervios o vasos sanguíneos, en especial en caso de una fractura o una dislocación del hombro.

Rigidez de la articulación: ya sea debido a una Capsulitis adhesiva (por inmovilización muy prolongada del hombro) o a la progresión y severidad de otra patología.

Disminución de su nivel de actividad: la rigidez, la disminución del rango de movimiento o ya sea el mismo dolor de hombro pueden contribuir a limitar su actividad física y empeorar su calidad de vida.