Artrosis

Inicio / Artrosis

Osteoartritis o Artrosis

Mitos acerca de la Artrosis

La artrosis es considerada por muchos una enfermedad ineludible e incapacitante. Muchas veces esta condición es temida no solo por la enfermedad misma y sus complicaciones, sino también por los tratamientos que requiere. La palabra “infiltración” origina temor y angustia en muchos pacientes, pero se trata simplemente de un procedimiento médico, que realizan muy frecuentemente los especialistas en reumatología. Este procedimiento consiste en inyectar un medicamento directamente en la articulación afectada, para obtener resultados de forma más rápida y efectiva. El procedimiento se realiza con previa anestesia local y no tiene complicaciones.

¿Qué es Artrosis?

La osteoartritis o artrosis, es la forma más común de los reumatismos. También se le conoce como enfermedad articular degenerativa y, ocurre cuando los cartílagos de las articulaciones se desgastan con el tiempo. La artrosis puede ocurrir en cualquier articulación del cuerpo, pero generalmente ocurre en las articulaciones de manos, caderas, rodillas y columna. Muchas veces más de una articulación puede afectarse a la vez.

Si bien esta enfermedad puede incrementar su severidad con el tiempo, hoy en día existen tratamientos que pueden aliviar su dolor y ayudarle a mantenerse activo.

¿Cuáles son las causas de Artrosis?

Se sospecha que son muchos los factores que condicionan la aparición de la artrosis, entre ellos: el sobrepeso (aumenta la recarga sobre sus articulaciones), el envejecimiento, injurias o mucho estrés en las articulaciones, músculos débiles y herencia.

Otros factores de riesgo son: ser mujer (las mujeres son más afectadas), ser mayor de 40 años, tener alguna enfermedad previa en los huesos o en las articulaciones (artritis reumatoide, enfermedad de Paget, artritis séptica, gota, etc.), deformidades óseas, obesidad, etc.

¿Cuáles son los síntomas de Artrosis?

Los síntomas de la artrosis se desarrollan muy lentamente y pueden volverse más severos con el tiempo. Afectan principalmente la columna vertebral, las rodillas, las caderas y las manos. Algunos de los síntomas y signos que se presentan son:

Dolor: durante y/o después de la actividad o después de un periodo largo de inactividad.

Sensibilidad: dolor al palpar la articulación afectada.

Rigidez en la articulación, que puede ser más evidente al levantarse en las mañanas o después de periodos de inactividad.

Pérdida de la flexibilidad, que dificulta el uso de su articulación.

Sensación de “chasquido” o “chirrido” al usar la articulación.

Formación de espolones óseos, pequeñas formaciones de hueso, alrededor de la articulación afectada.

En ocasiones, hinchazón evidente de la articulación.

¿Cómo se diagnostica Artrosis?

Su reumatólogo examinará sus articulaciones y le hará varias preguntas acerca de su dolor, malestar y otras enfermedades que pueda tener. Para entender mejor la causa de su dolor, él podría también solicitarle:

Radiografías de sus articulaciones.

Análisis de sangre: para descartar otras enfermedades como artritis reumatoide, que también ocasionan dolor en las articulaciones.

Análisis del líquido articular: se extrae un poco del líquido de la cavidad articular para examinarlo, en caso que sea necesario descartar una infección en el líquido articular u otra enfermedad como gota.

¿Cuál es el tratamiento a seguir?

El tratamiento ayuda a aliviar el dolor y a mantener la articulación móvil. Después de evaluarlo, su médico le aconsejará el mejor tratamiento para usted. Algunas de las alternativas son las siguientes:

Medicamentos analgésicos y/o antiinflamatorios: Ayudan a disminuir el dolor y la inflamación de las articulaciones. Nunca exceda la dosis recomendada por su médico.

Corticoides: La “infiltración” de corticoides en la misma articulación es un procedimiento médico que los reumatólogos realizan con frecuencia. Después de anestesiar la articulación, se coloca el medicamento con una inyección en la cavidad articular, de modo que el efecto es más directo; el dolor y la inflamación disminuyen con mayor rapidez.

Suplementos Viscosos: Recientemente se ha implementado esta nueva técnica para artrosis de rodilla, en la cual se infiltra en la articulación un medicamento que es derivado del ácido hialurónico (un componente natural del líquido de las articulaciones). Este medicamento se aplica en 3 sesiones semanales y una vez dentro de la articulación se vuelve más viscoso, como un “cojín” y mejora sustancialmente la amortiguación en dicha articulación. Los efectos duran de varios meses hasta un año.

Cirugía: Artroplastía o reemplazo articular, es un procedimiento quirúrgico que se utiliza en casos muy severos, en el cual un cirujano reemplaza la superficie articular por una prótesis plástica o de metal. Esto ayuda a recuperar un estilo de vida activo y sin dolor.

¿Qué complicaciones pueden presentarse si tengo esta enfermedad?

Ya que se trata de una enfermedad degenerativa progresiva, sin un tratamiento adecuado, el dolor y la rigidez pueden incrementar poco a poco y llegar incluso a limitar seriamente la actividad y el estilo de vida del paciente.

Recomendaciones personales

Reposo: si tiene dolor agudo, descanse. Elija de preferencia actividades físicas que no fuercen de forma repetitiva las articulaciones afectadas y haga pausas de 10 minutos cada 1 ó 2 horas de actividad.

Actividad física: con aprobación de su médico, haga ejercicios regulares en épocas en las que no esté sintiendo dolor. Ejercítese de forma gradual, sin forzar mucho las articulaciones afectadas. Si siente dolor: deténgase un momento o cambie de ejercicio. Esto mejorará su resistencia y fortalecerá los músculos que rodean sus articulaciones para darle mayor estabilidad.

Bajar de peso: el sobrepeso y la obesidad incrementan la carga de articulaciones como las caderas y las rodillas. Al bajar de peso, la carga sobre estas articulaciones se reduce y el dolor disminuye. Consulte con su médico para que él lo ayude a bajar de peso en forma saludable.

Fisioterapia: su médico puede referirlo a un fisioterapeuta, que le hará un plan individualizado de tratamientos y ejercicios y le ayudaran a fortalecer los músculos y a recuperar el movimiento y la flexibilidad de sus articulaciones.