Menopausia

Portada / Menopausia

14 INDICIOS DE HORMONA FEMENINA BAJA

  • Bochornos
  • Depresión
  • Palpitaciones
  • Insomnio
  • Falta de aire
  • Irritabilidad
  • Cansancio
  • Dolores de cabeza
  • Dolores en los huesos
  • Sequedad vaginal
  • Dolores musculares
  • Pérdida del deseo sexual
  • Dolor en las articulaciones
  • Incontinencia de orina

MENOPAUSIA Y REUMATISMO

La hormona femenina (estrógeno) empieza a disminuir 5 a 10 años antes de que se retiren las reglas. Durante este periodo suelen ocurrir diversos reumatismos los cuales pueden ser calmados con anti inflamatorios o revertidos con terapia hormonal. Es habitual la ocurrencia de fibromialgia y reumatismos de tejidos blandos como bursitis y tendinitis. Durante los 5 años que siguen al retiro de las menstruaciones ocurre una rápida descalcificación de los huesos; de no ser frenada a tiempo con calcio y terapia hormonal ( Ver: TIBOLONA), se producen primero la osteopenia, luego la osteoporosis con riesgo de fractura y finalmente la fractura de muñeca o cadera. La osteoporosis no produce síntomas durante los primeros años. Cuando está avanzada, la paciente nota pérdida de la talla y aparición de espalda redonda, dolor en los huesos y debilidad para la marcha con pasos cortos y caídas frecuentes hasta que ocurre la fractura. La osteoporosis declarada puede ser revertida con tratamiento apropiado.

TERAPIA DE REPOSICIÓN HORMONAL

La menopausia o desaparición de los periodos menstruales ocurre generalmente entre los 45 y 50 años; 4 de cada 10 mujeres presentan síntomas de hormona femenina baja y, requieren un tratamiento de reemplazo.

El tratamiento de reemplazo con estrógenos debe incluir una segunda hormona, llamada progestágeno que evita el engrosamiento de la capa interior del útero y disminuye el riesgo de nuevos sangrados (reaparición de las reglas).

Antes de iniciar el tratamiento de reemplazo es indispensable realizarse: un examen ginecológico, un examen de Papanicolaou, una mamografía y una ecografía pélvica. La razón fundamental de estos exámenes es descartar antes de iniciar un tratamiento hormonal la posibilidad de que exista: un embarazo, una infección o una neoplasia incipiente.

Los efectos secundarios de la terapia con hormonas son: dolor en las mamas, sangrado ginecológico, incremento de peso, incremento del riesgo de tromboflebitis e incremento del riesgo de cáncer. Cada una de estas posibilidades debe ser consultada con su médico.

Recientemente, han aparecido medicamentos sintéticos que actúan como hormonas pero carecen de sus efectos adversos. El tratamiento hormonal previene la pérdida de calcio de los huesos y disminuye los síntomas de hormona femenina baja.